Comprar de segunda mano?

Comprar de segunda mano?

Ocho consejos para comprar una bici de segunda mano 

 

¿Estás pensando en hacerte con una nueva compañera de dos ruedas en el mercado de segunda mano? Te damos una serie de consejos que te pueden ser muy útiles para que la compra sea un éxito. 

 

1. Fija tu presupuesto.

Hazlo con realismo y, sobre todo, procura no salirte de lo marcado. En ocasiones puede ser sencillo dejarse llevar por la tentación al ver un modelo que excede lo que previamente habíamos estipulado como máximo. 

 

2. Piensa en tus necesidades. 

Hoy en día existen bicicletas para todo tipo de ciclista. ¿Tu intención es desplazarte en bici al trabajo? ¿Tienes una casa pequeña y te gustaría guardar la bici ocupando el menor espacio posible? Lo tuyo es una plegable. ¿Quieres usarla, además, para disfrutar del campo durante el fin de semana? Baraja una híbrida. ¿Lo tuyo es la carretera? ¿El MTB? Entonces parece que lo tienes claro: ¡Vayamos al siguiente paso! 

 

3. La información es poder. 

Modelo, año de fabricación, precio original… Cuando creas que hayas dado con la bicicleta que buscas en el mercado de segunda mano, toda la información que puedas recabar juega en tu favor. Lee, busca, pregunta, compara… 

 

4. Acude a un vendedor de confianza. 

Parece un punto obvio, pero no todo el mundo lo tiene tan claro. A veces, llevados por el magnetismo de un precio asequible nos lanzamos a comprar bicicletas de dudosa procedencia que han podido ser robadas. Existen multitud de tiendas de bicicletas de segunda mano, como Recycling o Biciclaje, e incluso webs especializadas en la materia (TuvalumBkieTodobicisVendomibici…) en las que podrás encontrar la bici perfecta con muchas más garantías que a un particular. En el caso de que te decidas por ésta última opción, siempre es preferible que sea alguien conocido o del que tengas referencias. 

 

5. Examínala con detenimiento.

Ya has quedado con el vendedor… y ahí está tu futura bicicleta. ¡Tómatelo con calma! Las prisas pueden ser tu peor enemigo. Conviene examinar con la máxima atención infinidad de aspectos que te pueden dar problemas con el paso del tiempo. Revisa todas las soldaduras para asegurarte de que no haya grietas ni síntomas de corrosión. Presta especial atención a las zapatas, al desgaste de cubiertas y, sobre todo, a la transmisión: el estado de la cadena, los platos y las coronas es fundamental. Comprueba que la dirección funcione suave y correctamente, que no existan chirridos, crujidos u holguras. En definitiva: que todo esté según lo acordado. 

 

6. ¡Ojo con la talla! 

A veces descuidamos algo tan esencial como el tamaño de la bicicleta. Quizá porque si crees haber dado con una bici perfecta en todos los sentidos puedes llegar a pensar que no importa que no sea exactamente del tamaño que te corresponde. Dar con tu talla es imprescindible para evitar lesiones y hacer que cada rodada sea un placer y no un suplicio. Si tienes dudas sobre cuál te corresponde, puedes consultar algunas de las muchas tablas que encontrarás en Internet, como esta

 

7. ¿Hacemos un contrato? 

Si de verdad quieres hacer las cosas como es debido, quizá te has planteado la posibilidad de redactar un contrato de compraventa entre particulares. El Código Civil, libro IV, título IV, artículos 1445 y siguientes regulan este tipo de contratos en los que la operación queda por escrito. De entre todos esos artículos, son especialmente significativos aquellos que exigen una responsabilidad por parte del vendedor ante lo que se denomina “vicios ocultos”. incluso aunque el vendedor no tuviera conocimiento de que existían, está obligado a su reparación durante los seis meses posteriores a la compra. Si tienes dudas sobre cómo es uno de estos contratos, la web Ciclismo a fondo subió en su día un modelo que te puede resultar muy útil. 

 

8.  ¡A disfrutar! 

El punto más importante de todos: has hecho una compra perfecta. Has ahorrado un dinero importante. Y te llevas a casa una bicicleta de ensueño. Ahora sólo queda hacerla rodar a tope y equiparla con los mejores accesorios del mercado. ¿Por qué no un Pbike para, además de disfrutar al máximo, hacerlo con la máxima seguridad?

 

 



X